Por una Navidad laica en la Escuela Pública.

IMG_7952bOtro año más, la misma canción. La ma-paternidad se nos complica a las madres y padres que intentamos escapar de las reglas del juego tradicionales, rancias, arcaicas y “borreguiles”. Las alternativas que muchas personas que nos rodean nos ofrecen no suelen ajustarse a nuestro canon lógico-racional progresista. Tanto se alejan algunas, que acaban por tocarte las narices.

Para no perder la costumbre, os recuerdo que no soy perfecta. Habitan en mí una serie de contradicciones que ni el mejor director de orquesta sería capaz de armonizar. A pesar de todo, os aseguro que busco el equilibrio, de la forma más pasional posible, que para eso una tiene su carácter.

EL PROCESO

Este año la Navidad me ha estallado en toda la cara. Aún siento una leve indigestión, porque me he desdicho, he bebido del agua que no quise beber durante años, he tenido que reconocer que absolutamente nada puede competir con la ilusión de una hija, con su derecho a tenerla y con mi obligación de mantenerla viva, conllevando una incoherencia trágica en mi escala de valores, en mi representación mental de las tradiciones sociales, en mi lucha anti-consumista, en mi juicio condenatorio de la hipocresía de nuestro mundo. Todavía no entiendo por qué para ser una buena madre, en los primeros años de su infancia, tengo que sacrificar tanto, principios y conclusiones racionales. Todo sea por una buena causa.

Todo comenzó cuando sentí que este año la cercanía de la Navidad no me producía ganas de vomitar. Se consolidó al preparar una manualidad navideña en familia. Una coalición de ideas para regalar perforó mi desinterés original (tantos años cultivado). El remate, poner un maldito árbol de Navidad en casa. A la par, la madre sonreía y disfrutaba al ver la ilusión de La cría… mientras la mujer idealista se deshacía derramándose por los suelos.

El fin, justifica los medios. Pero un alma combativa no puede rendirse sin más cuando entran en juego otro tipo de factores. Y es éste el caso de la celebración de las festividades navideñas en la Escuela Pública Infantil de La cría. Puedo comprender y acompañar a mi hija en el camino de una ilusión prefabricada, que El padre y yo acotaremos con mucho sentido común y humildad – y, por supuesto, Laicismo-. Lo que no puedo consentir, y perdonen que no acepte simplificaciones, es que una Escuela Pública invada nuestra decisión de permitir una libertad racional absoluta a nuestra hija, mientras perpetúa en sus aulas una tradición religiosa que no debería tener cabida.

Existen temas muy importantes que deberían tratarse con los padres en la Escuela Pública, porque afortunadamente hay un cambio generacional que debe extrapolarse también al cultivo de algunas tradiciones religiosas que no caben en las aulas. Las aulas están para otras cosas, al menos las públicas. Yo no me asustaré si mi hija reproduce una historia de un bebé que nació en Belén y todo parece un cuento (a título informativo, el saber no ocupa lugar). Mi temor reside en las formas. No es lo mismo hablar de Jesús, que de “dios”, o del “señor”. Eso es solo el principio, y quien tiene que decidir ese principio somos El padre y yo, no un equipo docente de una escuela pública. No se trata de simplificar, sino todo lo contrario. O nos hacemos plenamente responsables de la educación de nuestros hijos, del modo más transversal posible, o una vez más dejamos que sean los docentes, la sociedad arcaica, y las redes de la iglesia quienes lo hagan. No es lo mismo relativizar que someterse. Aceptación, sumisión, sublimación, negación… Son muchas las alternativas, y yo no me conformo con la más fácil, porque ésta no tiene nada que ver conmigo ni con la educación que intento ofrecer a mi hija. Es normal que los creyentes no vean orejas al lobo, ni nadie se lo pide. Pero permitan que pongamos nuestro grano de arena quienes creemos en el Laicismo como punto de partida de una sociedad mucho más plural, libre y fértil.

¿Y A QUÉ VIENE TODO ESTO?

Permitan que estemos alerta. Permitan que nosotros sí veamos orejas al lobo, además de bueys, mulas, angelitos y personajes varios. Éstas son las reflexiones de una madre que intenta que las pequeñas cosas no le pasen desapercibidas cuando se trata de la educación de su hija. El origen concreto de estas reflexiones está en la próxima organización de un “belén viviente” en la Escuela Pública de La Cría. Para ello, cada alumno/a se vestirá con el atuendo de un personaje bíblico determinado de la famosa escena del nacimiento de Jesús. La cría ha de ataviarse de lavandera. “Un mero disfraz”, “lo importante es que disfrute”, “no le va a hacer daño”… Son argumentos que no me convencen, si bien me producen mayor irritación aún.

El demonio está en los detalles, recuerden.

___— ___

Nota: en este post estoy generalizando. La Dirección de la Escuela de La Cría, no tiene ni idea aún de mi indignación. ¿Por qué no lo he comentado? Porque ya algunos padres/madres han reaccionado de extraña manera al plantearles que no tenía intención alguna de vestir a La cría de lavandera (a la antigua usanza al menos), puesto que somos ateos y laicos y no nos convence en absoluto la organización de un belén viviente. No seré yo quien les quite su belén, pero sí quien reclame diversidad en las celebraciones y Laicismo en la Escuela Pública. Mañana es el “día D”, y yo todavía estoy planeando mi estrategia…

Anuncios

Genio y figura. Madres y padres con carácter.

Disculpen este ataque de sinceridad, pero ya advertí que tengo ese defecto. Miren, no soy perfecta. Escuchen, soy una madre tan imperfecta, que a veces presumo de mis propios defectos y detecto en la perfección de algunas madres/padres una presencia demasiado frecuente en Los mundos de Yupi.

IMG_5512Me gusta leer. Devoro libros, revistas, blogs, artículos de todo tipo. Tanto me gusta estar informada que si no puedo leer busco audios, podcast, para escucharlos mientras hago otras cosas. Entre mis temas preferidos, cómo no, la maternidad y la Psicología. Cuando escuchas o lees a expertos en la materia, parece que todo fluye, se dota de significado a muchos desconciertos, se comprende y se empatiza… tanto, que parece que sólo por leer y “poner un poco en práctica”, nos convertimos en madres y padres ideales. Disculpen, pero no existen verdades absolutas, tampoco en el mundo de la ma-paternidad.

Hay madres y padres tan perfectos, con tanta paciencia, tan comprensivos y empáticos con sus hijos, que a estos últimos no les puede rozar una pluma porque atenta contra su dignidad, es una falta de respeto y puede producirle secuelas posteriores. Hay madres/padres tan aquiescentes, tan dulces, tan maravillosos, que cuando a una se le “escapa un ataque de nervios”, se siente incómodamente juzgada. Disculpen, simplemente tengo sangre en las venas.

Y es que yo no oculto que pierdo la paciencia unas 10 veces al día. No voy a mentir a nadie negando que alzo la voz (a veces desde las 7 de la mañana; incluso de madrugada). No me avergüenza afirmar que impongo mi autoridad –no me refiero a cachetes-, porque no se puede dialogar siempre (por el amor de dios, hablamos de una niña que aún no ha cumplido tres años), ni que lucho por encabezar el ránking de la más testaruda de casa. Un moquillo rubio no se va a salir con la suya, ya me las apañaré yo para evitarlo. Disculpen, pero el libre albedrío en educación es muy relativo.

Una de las cualidades que no le pueden faltar a una madre/padre es la imaginación. Si La cría no quiere comer fruta, yo soy lo suficientemente inteligente para interpretar los variados mensajes que me envía con su negativa (desde “no me gusta”, “no me apetece ahora porque estoy llena”, “como la pruebe, vomito”, “prefiero un batido”, “métete la fruta por el anillo”… hasta “sé que si continúo llorando, o pido caca, o finjo estar dormida, te cansarás y seré happy consiguiendo mi objetivo”), y para adaptarme a una estrategia en función de la suya. No es cuestión de forzar por forzar, pero tampoco se puede ceder aludiendo frustraciones infantiles. LOS NIÑOS/AS TIENEN QUE APRENDER A FRUSTRARSE. Si las madres/padres sólo ponemos alfombras de seda bajo sus pies, acabarán sufriendo mucho más cuando toquen el suelo que hay debajo. Disculpen, hay muchos tipos de suelo… Algunos muy profundos.

Yo grito. Me desespero. Intervengo en sus desafíos. Yo NO CEDO. Yo NEGOCIO. Cuando tienes una hija muy cabezota y rebelde emergen entre tus capacidades artes de negociación muy severas. Mi día transcurre negociando, lo que demuestra que La cría no pierde su espíritu rebelde (me gustaría que lo conservara siempre), y que cada jornada tengo que derrochar imaginación para variar estrategias, validar hipótesis, ensayar, errar… acertar… Disculpen, el aprendizaje es también cuestión de métodos.

¿Serán tan perfectos como aparentan?

A veces me gustaría ver una “mirilla” a esas madres/padres que escudándose en el respeto hacia sus hijos/as desvirtúan la realidad de la vida. El respeto es la base, pero no puede ser la salvaguarda de todos los comportamientos complicados de nuestros/as hijos/as. El respeto es la base, y las madres/padres con temperamento debemos equilibrar nuestras estrategias con sentido común. La adaptación al contexto será mucho más efectiva con inteligencia, sentido común e imaginación, que con padres escrupulosamente respetuosos.

Cuando me equivoco, cojo las manos de La cría, miro sus ojos, y le pido perdón. Entonces ella entiende que mami está reconociendo sus fallos y los corrige. Entonces ella aprende a perdonar. Entonces ella acepta que su madre no es perfecta. Entonces ella sonríe, me abraza, y me besa…

El mensaje de una madre/padre con carácter, contiene tanto amor como el de cualquier otra buena madre/padre. Disculpen.

“DILE A MAMÁ QUE TE DÉ UN HERMANITO”

526028_10151183748956586_912086537_nbMientras escribo este post, vigilo a La cría, que duerme la fiebre que le produce una laringitis, chateo con mis amigas a través de Whatsapp (normalmente en nuestras conversaciones yo elevo la voz optimista, pero hoy me he cansado de resaltar lo bueno), actualizo currículos, busco ofertas de trabajo, contacto con colegas de la Facultad por si me pueden echar una mano, reviso los medios sociales de un proyecto empresarial que apenas podemos sacar adelante, El padre vuelve conduciendo de su lugar de trabajo (a 80 km de donde residimos…), leo artículos variados, estoy pendiente del desalojo de un Colegio “liberado”, estoy pendiente de la lavadora… Y podría seguir. El multitasking de una madre es vertiginoso. El de una madre que intenta buscarse la vida… no tiene descanso.

Cuántas veces habré escuchado con cara avinagrada la manida frasesita: “Dile a mamá que te dé un hermanito”, o la versión directa: “Y tú, ¿cuándo vas a ir a por el otro?”. Qué absurdas son las palabras cuando se habla desde la ignorancia. Además, tampoco apetece pararse a discutir sobre tus reflexiones racionales, cuando parece que la gente sólo sabe hablar del “instinto maternal” y otras sandeces.

Para empezar, somos lo suficientemente responsables como para decidir el cese inmediato de la reproducción en nuestro nido familiar, al menos, hasta que tengamos garantizados los ingresos suficientes para subsistir, pagar hipoteca y demás facturas, y poder respirar un poco después de mucho tiempo contenidos. Para continuar, somos lo suficientemente responsables como para decidir dedicar el 100% de nuestros recursos económicos, culturales, temporales, espaciales, creativos, educativos, fisiológico-biológicos, afectivos, etc. a nuestra única hija. No queremos compartir esos recursos con nadie más, porque es todo lo que tenemos y ella se merece disfrutarlos con pleno dominio hasta que alcance un mínimo de independencia.

Qué exagerada, diréis. Posiblemente, aún no hayáis sido padres. Posiblemente, si lo sois, no llevaréis dos años y ocho meses sin dormir. Posiblemente, fueron bebés normales, de esos que “sólo comen y duermen”, y no empezaron a gatear con poco más de 4 meses, no se pusieron en pie sin ayuda con 6 meses, y no anduvieron con 9 meses (apoyada, con 8). Posiblemente, vuestros hijos no sean puro nervio rebelde, abanderados del “no”, psicomotrizmente precoces con ausencia del más mínimo sentido de la prudencia, inquietos y curiosos 24 horas, perseguidores de gatos, traviesos profesionales, etcétera, etcétera, etcétera. Y que conste, que para nosotros La cría es absolutamente perfecta. Pero tan perfecta es, que hace que nuestras imperfecciones destaquen demasiado. 

La ma-paternidad, siempre lo he dicho, es muy compleja, y todo se complica mucho más con las actuales circunstancias económico-laborales. Las parejas de hoy somos muy diferentes a las que formaron núcleos familiares hace 20 y 30 años. Los padres se implican más, se sacrifican más y participan más en la crianza. Las madres combinamos la crianza con un trabajo, o con la búsqueda de uno. Por tanto, el desgaste de ambos miembros de la pareja es doble.

Una vez me dijeron que tener un segundo hijo no suponía el doble de trabajo, sino que ese trabajo se multiplicaba de forma exponencial. Yo no quiero ni pensarlo. Para mí no tiene sentido tener prisa en “completar la familia”. De hecho, tal y como se ha estructurado nuestra sociedad y del modo en que han involucionado nuestras oportunidades, no descarto renunciar a “ese hermanito”. Mi ventaja es mi juventud. Aún tengo tiempo para posponer la segunda maternidad, y estoy plenamente satisfecha con la primera.

Este post continuará.

Si pensáis que es muy triste criarse sola en esta vida, os doy la razón. Idealmente, es bello y práctico contar con la compañía de un/a hermano/a. Pero todos estamos de acuerdo en que lo ideal es una cosa, y la realidad otra muy diferente.

Posiblemente, si tuviera una trabajo digno me tragaría todas estas palabras y no habría reflexionado más de la cuenta sobre los costes y beneficios de retrasar la segunda maternidad e incluso de renunciar a ella. Aunque algo sí tengo clarísimo: hasta que no duerma del tirón 6 meses seguidos, ni de coña. Y creo que los gatos también me apoyan.

¡Hostia!

“MariJose, ¿la niña dice una palabrota?”. “No sé, ¿qué palabrota?”. “¿Dice ‘hostia’?” (bajando mucho el tono). “Que yo sepa no, no la he escuchado, pero como habla tan raro igual lo ha dicho delante de mí y yo he entendido otra cosa”. “Pues lo dice clarísimo”. “¡Pues ríñele, y no le vayáis a reír la gracia!”. “Ya le hemos dicho que eso no se dice, pero se le cae algo al suelo, o le llama algo la atención y suelta: ¡hostia!”…

2013_08_06_ZNM_1891b

Estaba yo en el Ikea tan feliz, y esta interrupción me trasladó unos minutos al mundo real de la maternidad y la educación. Mi niña diciendo su primera palabrota. Me reí, qué queréis que os diga, no voy a mentir, tenía su gracia. Se lo conté a El padre. “Bueno, hostia no es una palabrota”. En realidad tiene toda la razón del mundo. “Ya, cari, pero no me apetece nada cruzarme con las miradas y comentarios reprobatorios de la gente, que ya sabes cómo te prejuzgan a la mínima como madre y cómo criminalizan a La cría por cosas de chiquillos”.

De niña no decía palabrotas (más me valía), más allá de ‘joé’ (que nunca consideré tal, ni conocía su origen). Un día llegó mi hermano a casa con ‘hostias’ en la boca, y se armó la de dios. Ante el caso omiso del niño, y de tanto escucharla, mi inconsciente la asimiló y acabé añadiéndola a mi vocabulario habitual sin mi propia conformidad.

“Mamá, pues os habrá escuchado a vosotros”. “Nosotros no decimos esa palabra”. “La habrá aprendido en la guardería, porque yo tampoco la digo, y El padre menos”. Oh, no…simplemente delante de ciertas personas reacciono con unos reflejos asombrosos y sustituyo la palabreja, sobre la marcha, por ‘ostra’… Sí, tengo que reconocer que probablemente se me haya escapado más de 10 o 20 veces delante de La cría

Así que la culpa es mía… ¿Sabéis que os digo? Prefiero una niña ordinaria (con matices) que una cursi. No soporto los remilgamientos tipo ‘jolín’, ‘jolines’, ‘cachis’, ‘jopa’, etc.

Recogimos a La cría de casa de la abuela y en los primeros minutos nos atacó a ‘hostias’ limpias, a diestro y siniestro. De acuerdo, cambio de táctica… Era demasiado evidente que teníamos que corregirle inmediatamente. (Yo me refugié en la cocina para reírme… tan chica y con ese dominio del castellano… qué encanto)

De ahí al disimulo y a la materialización práctica de la inteligencia de La cría, un paso. Si estábamos delante y se le colaba la expresión, la disfrazaba de “dos días” (sí, brutal), o comenzaba a cantar “hos, hos, hos….” Con un ritmo inventado, o simplemente susurraba para que no la escucháramos.  A las 72 horas no había ‘hostias’ en casa.

El castellano… ¡y el inglés!

Poco después, estábamos viendo los dibujos (siempre en inglés) y La cría se giró hacia mí diciendo: “no, mami, eso no, ¿¿hostia?? no”, mientras señalaba la tele. Rápidamente retrocedí la reproducción del vídeo y… el personaje, asombrado, decía: “oh, dear!” (haced la prueba fonética con perfecta pronunciación british)

Vamos, pa’ hostiarnos…

Moralejas: el bilingüismo tiene sus puntos débiles. Las pronunciaciones infantiles en los dos años son muy maleables, por lo que aquello que una vez fue ‘oh, dear’, se puede acabar convirtiendo en ‘hostia’ si el resto de la familia le repetimos la palabra maldita una y otra vez mientras se supone que le corregimos la expresión. La cría se puede volver loca. La madre se está quitando de las ‘hostias’, de los ‘coños’, de los ‘cabrones’, de los ‘hijo/a puta”, por si acaso. Al final La cría es la que riñe cuando se dice ‘hostia’, e incluso ‘ostra/ostras’, y ‘oh, dear!’ (y no se le escapa ni una). La abuela tiene que afinar el oído. La idea más inteligente habría sido hacernos los suecos en Ikea.